viernes, 20 de septiembre de 2013

CLÍNICA EN LA FUNDACIÓN INTERNACIONAL JORGE LUIS BORGES


Un grupo intenso, hetrogéneo y solidario compartió en la Fundación Borges otro capítulo de nuestra Clínica. Una calificada y numerosa matrícula enriqueció la experiencia y trabajó durante siete horas con alegría y compromiso. Aquí reproducimos el testimonio directo de algunos participantes:



'La Clínica de Microficción fue  muy buena, amena, con mucho análisis y profundidad, en un clima cordial y distendido. Los conocimientos del coordinador y la gente que descubrimos son datos fundamentales a destacar -además, para que lo que se formó integre las vivencias de todos y cada uno-. Desde cada lugar sigamos en contacto. Saludos cordiales'. Diego Lanis
'Estimado Edgardo Epherra: utilizo este espacio para agradecer la experiencia tan grata que hiciste posible. Te mando un abrazo grande y te deseo lo mejor. Espero que en algún lugar del camino volvamos a encontrarnos'. Leonardo Laflitto.
'Queremos invitar a todos los compañeros que cursaron con nosotros la Clínica de Microficción a remitir sus textos para ser difundidos en nuestra radio www.radiodigitalblue.blogspot.com, que tiene un programa dedicado al microcuento los martes de 19.30 a 20.30. Es una forma más de ensanchar los puentes que esta Clínica nos estimula a tender'. José Osvaldo y Nidia Ferrari.


'Hola Edgardo: el encuentro fue muy bueno, en lo personal superó mis expectativas: el contacto con los otros,  el momento de la clínica papel en mano sin vergüenza, y recibir con alegría los comentarios, tus miradas bien claras y certeras, el intercambio, etc. Estuvo hermoso, generó mucho crecimiento, y nos quedaron ganas de más. Comencé a leer tu libro 'La impura verdad', que es otro modo de conocerte; voy despacio, como debe ser, pero 'Los que vienen' me pareció profundamente conmovedor, una escritura realmente diferente; me gustó mucho. Leí otros cuentos donde aparece tu humor, y otros condimentos que manejas bien, pero leer tus textos es un modo de reafirmar lo positivo de habernos conocido, y el deseo ferviente de participar en cuanta propuesta encares, siempre que esté a mi alcance y se den las coordenadas (...) Un abrazo, compañero, y prontito nos volveremos a encontrar; gracias por todo, ya empezaré a comunicarme con los demás amigos de la Clínica'. María del Carmen Allegrone


'La maravillosa jornada que vivimos durante la Clínica de Microficción en la Fundación Borges, me dejó grabadas imágenes como las de estas fotos que comparto (van en archivo). Gracias de todo corazón'. Viviana Rivelli.

'Edgardo: Celebro que la Clínica haya superado las expectativas y te propongo conversar en una entrevista en vivo para mi programa de FM dedicado a la Microficción, que puede escucharse desde todo el mundo por www.fmnoventa.com.ar  los sábados a las 9hs. Un abrazo'. Martín Gardella

viernes, 23 de agosto de 2013

MICROCUENTO


DE LA VIDA IRREAL
            Agudo catador de ficciones, el hombre mira la historia publicada en el diario del domingo y se frota la entrepierna como un mono insatisfecho. No logra identificarse con el personaje y siente que nunca podrá entender la trama, pero una sensación de fatalismo muy parecida a la prolijidad le impulsa a seguir leyendo. Secuestrado por ese morbo interroga los párrafos, mide las frases, pesa algunas palabras, espía el título y por fin desentierra la evidencia. Aprende que una gesta desaforada de medio siglo cabe en veinte renglones con intachable exactitud. Temblando llama a la Redacción para que echen al que escribió su biografía. 
Edgardo Ariel Epherra

martes, 9 de julio de 2013

BUEN LIBRO CON MAL TÍTULO

Clases de literatura, de Julio Cortázar,  es un libro que transcribe el curso de dos meses que el escritor impartió en Berkeley, California, en otoño de 1980. En la cima de su carrera y después de años de negativas, Cortázar aceptó dar un curso universitario de dos meses en Estados Unidos. No fueron las típicas conferencias magistrales, sino una serie de charlas donde se trataron gran diversidad de temas: entre otros, sus etapas como escritor; la fatalidad y el tiempo en el cuento fantástico; la musicalidad, el humor y lo lúdico en la literatura; cómo nacieron los cronopios; el tratamiento del erotismo en la prosa; el proceso de escritura de Rayuela; qué debe tener un cuento realista para ser inolvidable, y la narrativa breve
Estas Clases de literatura fueron en realidad reuniones planteadas como un diálogo que evade las jerarquías profesor-alumno. Por ello el autor se despidió diciendo: “Les agradezco profundamente la fidelidad y la atención con que han seguido esto que no era un curso, que era algo más creo yo: un diálogo, un contacto. Creo que somos todos muy amigos. Yo los quiero mucho y les doy las gracias”. Clases de literatura de Julio Cortázar es un libro con título engañoso, pero que abriga un posible tesoro de tono conversacional, donde podría vislumbrarse el límite que diferencia a la erudición de la sabiduría, éste último, verdadero lugar de los maestros. 

miércoles, 3 de julio de 2013

MICROQUIJOTADAS

"MicroQuijotes"
Selección de Juan Armando Epple
14 x 22 cm / 88 pp
Encuadernacion: rústica
10,56 € + IVA (4%)
ISBN 84-96473-04-X
Ediciones Thule
¿Cómo sería un Quijote de un minuto? Maestros de la microficción aportan 50 posibles ejemplos, mediante sus respectivas versiones de la obra de Cervantes, en una antología inspirada en este clásico.


    Los textos de MicroQuijotes, recopilados por Juan Armando Epple, profesor de la universidad de Oregón, EE.UU, provienen de lectores privilegiados como Jorge Luis Borges, Augusto Monterroso, Rubén Darío, Marco Denevi, Juan José Arreola o Ana María Shua, que se abocan a esta recreación con insaciable e imaginativa curiosidad.
    Unos abordan la cuestión de la autoría del Quijote; otros proponen reflexiones imaginarias de Sancho Panza; hay quien recupera los personajes femeninos de Aldonza Lorenzo, Dulcinea y Teresa Panza, e incluso hay quien le dedica unas líneas a un personaje que tan sólo aparece en el primer párrafo de la obra. Naturalmente, no faltan actualizaciones históricas del Quijote y muestras de sus efectos en lectores contemporáneos.



    Como bien se ha dicho, esta antología de microficciones constituye un tributo no tanto al Quijote como a sus lectores. Y siempre es grato dejarse homenajear...

sábado, 15 de junio de 2013

¿CÓMO ALUMBRAR UN MICROCUENTO?




RAÚL BRASCA es un referente mundial en materia de ficción breve, como creador, ensayista y antólogo. Este puñado de opiniones refleja su mirada actual sobre el género, y  supone un material invalorable para inaugurar la Clínica de Microficción.   

DECÁLOGO DEL BUEN MICROFICCIONISTA
 
1)    No te ajustes a definición alguna, la microficción no ha sido aún domesticada, pero lee mucho y bueno para vislumbrar de qué se  trata.
2)    Dispones sólo de dos materiales: las palabras y el silencio, y debes lograr que ambos sean igualmente significativos.
3)     Esfuérzate por escribir con la menor cantidad de palabras y la mayor cantidad de silencio, pero asegúrate de que tu microficción contiene las claves imprescindibles para ser comprendida. Si has logrado eso, detente: considera al lector tan inteligente como tú.
4)    Cuida la calidad de tus palabras, la arquitectura y la música de tu microficción. Mucho más que la novela y el cuento, y casi tanto como el poema, la microficción alcanza su potencia por medio de la forma.
5)    Cuida la calidad de tu silencio, si es elemental y falto de sustancia, tu microficción será una pieza menor que decepcionará a los buenos lectores.
6)    Si has cumplido con los puntos anteriores, despreocúpate del final pero preocúpate por la última línea. El final es el sentido y lo produce el lector, pero tú última línea debe habilitarlo para que lo haga.
7)    Si tu microficción contiene una historia, cuídate del resumen. Ninguna buena microficción es el esquema de una historia, ni siquiera lo esencial de ella. Un detalle objetivamente trivial pero cargado de significado por el autor, dice más y mejor que la prolija enumeración de los hechos.
8)    Si tu microficción es humorística, cuídate de la simpleza del chiste. El silencio del chiste es elemental: se agota en permitir el equívoco y tiene como única finalidad esconder un sentido de efecto risible. El silencio de la microficción humorística no tiene por qué ser menos sustancioso y complejo que el de las que no lo son.
9)     Confía en tu impulso creador. Todas las microficciones hijas de un mismo impulso creador, por heterogéneas que parezcan, pertenecerán a una misma familia. No dejes que te las impugnen, porque en la variedad está su riqueza.
 
10)    Desconfía de los sabihondos que escriben decálogos. En general, los decálogos sirven solamente para publicitar la poética de quienes los escribieron.